LOS DESPERDICIOS TÓXICOS SON MALOS PARA LA SALUD

Hemos sido tan poco consientes del daño que le estamos ocasionando a la tierra, que ni siquiera os damos cuenta que nosotros mismos estamos construyendo el camino hacia nuestra propia destrucción. 

Ha sido tanta la evolución del hombre en cuanto a innovación y cosas materiales, que l humanidad no se ha cerciorado del hecho de que con cada nuevo invento se crea en la tierra una sustancia toxica que solo deja contaminación y destrucción a su paso.  

Orlando Jose Veloso Angola, nos explica que los desperdicios tóxicos son aquellas sustancias químicas que pueden dañar la salud humana y el medio ambiente. 

Nos encontramos hablando de unas sustancias que se desechan convirtiéndose en desperdicios tóxicos que van formando contaminación a su paso. 

Lo más terrible es que, hasta desde nuestros propios hogares emanan estas sustancias, pues en la basura de cada hogar hemos de encontrarnos con pilas viejas, insecticidas en aerosol y diluyente de pintura, que suelen ser los principales exponentes de la contaminación en la tierra. 

Los desperdicios tóxicos son malos para la salud y de eso no queda ninguna duda, y se han convertido en una fuente tan peligrosa, que hasta grandes campañas para lograr hacer del mundo un lugar más limpio han tenido éxito por el hecho de que nos encontramos frente a una realidad evidente, y es que si seguimos así no nos queda mucho tiempo en la tierra.    

Orlando Jose Veloso nos indica que para mejorar la terrible situación de los desperdicios tóxicos, es necesario tomar una serie de medidas que ayudarán a evitar los altos índices de contaminación en el mundo.

Tales medidas se encuentran guiadas al reciclaje de los productos que producen este tipo de contaminación, entre los cuales se encuentran los que ya hemos mencionado anteriormente.  

Y además de ello, también resulta importante el tomar en cuenta que estos objetos no deben ser depositados en la basura, ni en cañerías y mucho menos en desagües, tampoco a expensas de la naturaleza porque no son productos biodegradables.     

Con esto, Orlando Veloso nos hace entender que debemos tomar el control de los desperdicios tóxicos que tenemos en nuestro hogar, en nuestro lugar de trabajo, en fin, en el entorno que nos rodea, para que no nos destruyan y no nos lleven a una extinción segura en función de las terribles enfermedades que la contaminación causada por estos motivos ha de proporcionarnos.  

Los desperdicios tóxicos son malos para la salud, por lo que es evidente el hecho de que se debe encontrar la manera de evitar la propagación de los mismos, ya en la actualidad existen iniciativas y procesos de reciclaje que han mejorado en gran proporción esta situación, pero sin embargo, se necesita que muchas más personas tomen conciencia acerca del tema y que generen nuevas maneras de tratar estos desechos para encontrarles un mejor lugar en el mundo en donde no causen daño, o para eliminarlos por completo si es posible que esa sería la mejor opción de todas.